Desayunos en Macrobiotica

En este foro puedes compartir tus conocimientos macrobióticos, recetas, dudas, comentarios y opiniones sobre este tipo de alimentación cada día más extendida por el mundo. Disfruta del legado que nos dejaron los maestros Michio Kushi y George Ohsawa

Moderadores: Panoramix, biomana

Responder
User avatar
MONCHIK

Desayunos en Macrobiotica

  • Citar

Mensaje por MONCHIK »

Hola buenos dias¡¡

soy muuy novato en esto del tema de la macrobiotica, he empezado a navegar por internet interesandome por el tema de la macrobiotica, y de hecho en enero empiezo un curso intensivo en Barcelona.

Pero no me queda claro el tema de los desayunos, se dice que es indispensable un beber un te, que no contenga teina, una crema de arroz o de mijo.

Pero alguien me puede explicar como se hace esta crema de arroz y mijo, las cantidad y si se come dulce o salado??

gracias y saludos a todos.

Avatar de Usuario
jazzchiss
Pasaba por aqui
Pasaba por aqui
Mensajes: 9
Registrado: Mar Mar 10, 2009 2:38 pm
Re: Desayunos en Macrobiotica
  • Citar

Mensaje por jazzchiss »

En realidad se puede desayunar lo mismo que en cualquier comida.

User avatar
ladietistaraquel1
Re: Desayunos en Macrobiotica
  • Citar

Mensaje por ladietistaraquel1 »

hola  
os cuelgo una parte de mi libro que hablo sobr los desayunos.  
http://sites.google.com/site/ladietista ... a/mi-libro  
raquel  
 
DESAYUNO. “nutritivo”.  Todo el mundo sabe o intuye la importancia que tiene para la salud el momento en que rompemos el ayuno tras horas de pernoctación. La experiencia nos muestra que éste suele ser uno de los puntos más complicados para modificación de hábitos. El trabajo, las prisas, la resistencia del organismo frente a las viejas costumbres, falta de adaptación del paladar, miedo a ser diferente…Todo son impedimentos para no pasarse a desayunar bien. No digo que sea fácil de encajar, pero si se ordenan otros factores de la vida, todo fluye mejor. Si se cena más temprano y se come mejor y llevas una vida en general mejor organizada te levantas con “otra alegría”, ¡y resulta todo más fácil!  

Si pretendes levantarte somnoliento y encontrarte una crema de arroz lista para tomar, vas mal. No es tan complicado pero debes planificarte. Sin embargo, el desayuno constituye uno del lo pilares más satisfactorios e irrenunciables una vez que sabes lo que es empezar bien el día. ¿Pensáis que si ya no tomo casi nunca unas tostadas con tomate en un bar para desayunar, es porque pienso que no son buenas para mi salud? ¿Que no es lo ideal? Seguramente, pero la razón por la que no lo cambio por mi cereal es porque las tostadas no satisfacen mi organismo. Es comida de mentira, no lo puedo evitar. Ya sólo para empezar, ¿en qué pensáis si os pregunto por lo más sano para iniciar el día? Seguramente el zumo de naranja recién exprimido. Con la de años que he estado yo haciéndome el zumito “con toda la voluntad del mundo”. Pues no. La primera vez que leí en el libro de Pérez Calvo que las naranjas son en realidad importadas de medio oriente, otro clima más caluroso, y que los cultivos exclusivos de la zona del Levante son muy forzados “me llegué un chasco”. Y es que además, si la naranja es yin el zumo es extra yin, y no de una sino  de 2 o 3 naranjas, por lo que aún es peor. 

El zumo por la mañana te aporta indudables vitaminas pero a su vez no te sirven de mucho porque te enfría y te debilita. Dependiendo de la calidad del pan será más o menos grave la tostada con mantequilla y mermelada, pero no os penséis que la de tomate con aceite queda muy airosa y que nadie piense en las cajas de cereales del súper… 

Vayamos con calma entrando en materia. ¿Cómo debe ser un desayuno? De digestión fácil para empezar a poner en marcha el cuerpo poco a poco, variado y nutritivo y a la vez que nos aporte mucha energía de buena calidad y larga duración. La opción número 1 para empezar y que os resultará “rara”, en realidad está extendida por todo el macro planeta menos en España. Es la sopa de miso o similar, con solo verduras o con opcionales como legumbres, tofu, mochi en dados…. ¿Qué os parece? Me lo imagino. Yo lo aprendí de libros extranjeros y como supuestamente es tan beneficioso para el sistema digestivo lo empecé a recomendar a personas realmente necesitadas, personas que se aferran a lo que sea. ¡Y muy bien! Enseguida notaron mejoría. En mi caso personal, lo había probado a veces, y realmente me sorprendía lo bien que sentaba. Pero durante mi reciente estancia de 2 semanas en el Instituto Macrobiótico de Ámsterdam me he acabado de convencer. Siempre había sopita de primero para desayunar, y os puedo asegurar que nadie le hacía un feo, sino todo lo contrario. Ahora ya lo tengo totalmente incorporado en mi desayuno habitual. Así que ya sabes, prueba la sopa a primera hora. Y si es viable preparada en el acto, siempre mil veces mejor. Otro subapartado del desayuno es la verdura. Verdura tipo ensalada prensada o escaldada, es decir, ligera y crujiente. Se puede condimentar con un poco de gomasio o vinagre de umeboshi por ejemplo. 

La inclusión de ésta sí que ha sido una reciente novedad, casi siempre lo mismo, repollo escaldado, me encanta.   El complemento proteico no es imprescindible por la mañana. Con la ingesta del resto del día y lo poco que tienen los cereales ya es suficiente. Pero en caso de personas muy delgadas que necesiten “coger consistencia”, en situaciones de intensa actividad física o cuándo vayamos a pasar muchas horas si comer, sí es recomendable. Ejemplos básicos son patés vegetales, legumbres en la sopa, tofu frito en sopa o con la verdura...


Mi consejo es guardar “sobras de tofu, tempe..y tomarlas como si fuera “embutido o fiambre” en el desayuno del día siguiente. Hablemos a continuación dela  parte principal: el CEREAL. Las autoridades y los medios de comunicación  no cesan de recordarnos la importancia del cereal para desayunar. De ahí la amplia oferta de cajas de cereales (o mejor dicho productos derivados de cereal  azucarados) listos para tomar. Pero partiendo de este axioma, imaginad el auténtico GRANO, cocinado y ya está. Lo natural. En el fondo es lógico, pero hay que cocinar y no interesa, escaso negocio empresarial. El cereal se podría tomar cocinado “normal”, pero lo usual para el desayuno es tomarlo en forma de cremas cocinadas con mucha agua (5 partes de agua), una pizca de sal y un largo tiempo de cocción (1h 30m) para proporcionar un cereal más digestivo. O lo que llamamos reciclado o conversión, que se trata de recocer arroz normal con agua o leches vegetales para obtener una crema de forma rápida. Sobre el sabor, te lo puedes comer en formado neutro, sin más, aunque lo habitual es darle “un toque” dependiendo del paladar y del valor nutricional que desees añadir.  Disponemos de toda una serie de  recursos: melaza de arroz o cebada, pipas de girasol o calabaza, canela, piel de limón, pasas….¡Pero siempre sin abusar! 


VER RECETAS. ¿Dulce o salado o neutro? Desde el punto de vista energético y digestivo no es muy recomendable empezar el día con mucho dulce. Pero tampoco salado, al poco rato ¡tendrás hambre! Lo normal es que apetezca más la crema dulce. Buscar el mínimo de dulzor que precesites para disfrutar y no te cierres a probar el sabor “neutro” (descubre el dulzor natural del cereal). ¿Qué cereal escogemos? Podemos optar por uno o por varios. 

Arroz redondo: siempre, es el equilibrio. 
Mijo: muy recomendable, fuerza y digestivo. 
Cebada: refrescante y depurativo. 
Avena: calor y fuerza. 
Arroz dulce: energía, proteína, fuerza. 
Trigo sarraceno: mucho calor Polenta: suave y refrescante.. 
Quínoa: proteica y refrescante 

La opción de los copos resulta más fácil de digerir, y por tanto ideal para las personas que no están muy acostumbrados aún al grano integral. Se deben cocinar unos 20m con unas 4 partes de agua y no sólo remojar, pero con todo y con eso resultan rápidos de preparar para las urgencias. Lo cierto es que cuando te acostumbras al grano, no quieres cambiar, sientes su energía de una manera más plena y satisfactoria. Que tenemos sed. Podemos tomar una simple infusión, la mejor bancha o kukicha.  Y para el café,  tenemos el sustituto con “café falso” (ver apuntes). Y si tomamos pan debe ser de calidad. Podemos escogerlo en lugar de la crema de cereal para aquellos que se resisten al cambio o en periodos de transición. Pero debemos dejar el pan blanco desnaturalizado, el azúcar, la mantequilla, el jamón. En versión dulce tendríamos las compotas caseras o las de buena calidad sin azúcar como las de marca Finestra (son geniales) y en versión  salada tenemos patés vegetales o las opciones de proteínas vegetales tipo seitán, tempe… 

Para empezar a desayunar, el sustituto directo del zumo es el licuado de verduras como zanahorias, apio y limón y opcional alguna fruta de temporada.   Resultan muy depurativos e ideales para perder peso. También es yin por extraerse el zumo, pero al tratarse de una verdura y además de las más yang, nada que ver con la naranja. Particularmente  Montse Bradford es bastante partidaria de los licuados. Y si ya para complementar el menú necesitas una galletita no te culpabilices, toma una de las sanitas. En conclusión, todo esto os puede parecer de locos. Para los españoles sí.  Para el resto del mundo no lo es tanto. Los extranjeros desayunan “como comida del mediodía” ,todos lo hemos presenciado en los buffets de hoteles, comen judías, bacon, patatas fritas…además están acostumbrados al purrige (copos de avena cocinados). Por tanto, para ellos, es cuestión de transición, de sustituir por la versión sana. Para nosotros, otra dimensión. Pero bueno, cada uno poquito a poquito.

PRODUCTOS RELACIONADOS
Responder

Volver a “Macrobiótica”




¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado